https://mentealiada.com/wp-content/uploads/2023/04/fin_pedro-comp.mp4

¿Cuál será el proceso desde que reserves tu cita?

Primero te preguntaré qué te ha traído a consulta y te haré algunas preguntas sobre tu vida para conocerte mejor (trabajo, vivienda, salud, ocio, etc).

Al finalizar la primera sesión, acordaremos juntos los objetivos de la terapia y te explicaré cómo será el proceso que seguiremos. Podrás despedirte sin necesidad de tomar ninguna decisión al momento.

Una vez que hayas evaluado esa primera cita y tus impresiones, podrás decidir si quieres comenzar la terapia llamando para agendar una futura cita o por correo. 

Durante el proceso, iremos utilizando tus sensaciones y vivencias presentes para adaptar las sesiones a tus necesidades actuales, sin perder de vista los objetivos propuestos. Es necesario entender que es un trabajo mutuo, ambas partes debemos implicarnos para que funcione. Eso significa que será necesaria tu participación, autenticidad y sinceridad durante el proceso con aquello que te esté ocurriendo.

Si, tras varias sesiones, vemos que el proceso no avanza o no hay vínculo, cortaremos las sesiones y te recomendaré otro profesional si lo deseas. 

En caso de avanzar adecuadamente, iremos evaluando los progresos, y cuando se vayan adquiriendo y aplicando los resultados esperados iremos espaciando las sesiones hasta llegar al alta terapéutica. Este alta no significa que todo esté solucionado, significa que has aprendido las herramientas necesarias y has demostrado saber aplicarlas adecuadamente. Es posible que haya recaídas, somos humanos y los errores son parte del proceso. Podremos hacer una sesión al mes de seguimiento si lo consideras apropiado. Con responsabilidad y compromiso, conseguiremos desarrollar una vida plena y satisfactoria.

¿Y si entre una sesión y otra no me ha pasado nada?

Puede que durante la semana no haya ocurrido nada que consideres necesario hablar, ante eso no hace falta forzar un tema, simplemente puedes utilizar tus anotaciones para recuperar algo que no se haya solucionado aún o quieras seguir profundizando, o simplemente dejarte sentir el cuerpo y ver qué emoción surge, sacando la racionalización del juego y permitiendo que las emociones afloren: el anclaje en la experiencia corporal nos lleva a la consciencia de las emociones, y desde la emoción se integra mejor cualquier aprendizaje.

Las sesiones tienen que ser presenciales?

No es necesario, pueden ser presenciales, online (a través de videollamada de Whatssap o Google Meet) o por teléfono. En caso de no ser presencial, es recomendable utilizar auriculares, facilita la inmersión.

«Las terapias que he hecho no me han servido»

Está comprobado que, en un proceso terapéutico, no es tan relevante la metodología que se use como la relación entre las personas. En Mente Aliada me aseguraré de poner el foco en la relación, asegurándome de que ambas partes nos entendamos, saber qué es lo que quieres y cuáles están siendo tus dificultades.

«Es muy caro»

Es posible que gastar ese dinero en algo que no sueles invertir te resulte caro. Si lo comparas con otros gastos habituales, ¿cuánto vale un teléfono, una escapada de fin de semana o ir de compras? Aparte, ¿has pensado qué precio estás pagando ya por vivir con lo que llevas a cuestas, no es ese precio mucho más caro? Pagar estas sesiones va a reducir tu economía por un tiempo, sí, ¿y cómo está limitando tu vida esa mochila que llevas de forma permanente?

 “Soy más listo que el psicólogo”

 Es posible, pero aquí no competimos en inteligencia. Tal vez seas más listo que el mecánico de tu coche o un electricista, sin embargo cuentas con ellos cuando lo necesitas porque saben de algo que tú no sabes. Los psicólogos no somos más listos, estamos más especializados en emociones, pensamientos y comunicación.

“Mi terapia es una cerveza con los amigos”

Tener un círculo de confianza con quien poder hablar de lo que te ocurre es una ayuda incalculabe, pero tus amigos son tus amigos, y habrá cosas que no te dirán por el vínculo que existe. Los psicólogos no somos tus amigos, somos profesionales que buscamos ayudarte a encontrar tu propio camino y darte las herramientas necesarias para que aprendas a gestionar tus dificultades emocionales de forma eficiente, haciéndote consciente de cosas que pueden ser dolorosas de asumir.

¿Cómo sacar el máximo provecho de las sesiones?

Cuando sabes el tema que quieres tratar, es más fácil que la conversación fluya, por eso, un primer consejo sería ir con los “titulares” pensados del tema o temas que te preocupen. Durante la sesión, busca hablar en 1ª persona, eres tú quien está trabajándose, expresar lo que hacen los demás no te va a ayudar, no podemos cambiar a los demás, explica mejor cómo eso que hacen te afecta a ti.

Es muy útil llevar una libreta o algún sitio donde tomar nota, durante la consulta escucharás pautas, consejos y explicaciones que en el momento te puedes acordar, pero si no lo apuntas es posible que olvides cosas: tener por escrito notas sobre la sesión te puede servir como recordatorio, te valdrá como registro de tu progreso al ver la evolución de los temas tratados y podrá ayudarte a integrar lo aprendido al leer y reflexionar sobre tus anotaciones.
Por último, en algunas sesiones recibirás indicaciones o ejercicios: implicarte en ello va a acelerar tu proceso y hacer más efectiva la terapia. Es como la rehabilitación tras una lesión: si no haces nada puede que te recuperes igualmente, con ejercicios de rehabilitación te curarás más rápido. No obstante, será tu decisión si quieres hacerlos por tu cuenta o si prefieres dedicar alguna sesión a realizarlos.

Encuentra tu camino

A través del proceso terapéutico podrás saber mejor quién eres, qué quieres, qué necesitas y cuáles son los pasos que te llevarán allá donde quieras ir.